Jueves 13 Diciembre 2018

Primero me presentaré: mi nombre  es Juani Lema Cobos,  aunque a efectos de la TGSS soy Joana.  Actualmente mi puesto de trabajo se encuentra en la Dirección Provincial de Barcelona y tengo que decir que gran parte de las cosas que ocurren en mi vida, están relacionadas con “mi trabajo”, es decir, principalmente mis relaciones personales, mis mejores amig@s, los tengo aquí en el lugar donde vengo cada día a trabajar.

Campeón en empatía en los Juegos de los funcionarios de la Seguridad Social
Cuando se desenchufan focos y micros, ya se han entregado los trofeos y se guardan los oropeles para la próxima edición, los encuentros deportivos de la Seguridad Social siempre tienen un recuerdo cariñoso para Guillermo Casanas Perdigón, campeón en las difíciles lides de la simpatía, la empatía, la bonhomía y el saber estar. ¿Su comportamiento en la cancha?... mejor lo dejamos para otro día.

Descubrió los encuentros nacionales en 1984, en Tarragona, y desde entonces no se pierde una cita. Lo ha intentado en todas las disciplinas, primero en fútbol-sala, luego en baloncesto y ahora en tenis de mesa, pasando por otras modalidades. No se alzó nunca con más trofeo que la entrañable amistad de compañeros, amigos e incluso adversarios en la competición. Pero él lo sigue intentando y el día que consiga un galardón el júbilo será general.

Es canario hasta con saña. Nació en Santa Cruz de La Palma, allí cursó sus primeros estudios y el bachillerato. En 1967 se trasladó –mili mediante- a Gran Canaria donde estudió para Graduado Escolar. En 1971 entró en el Sistema por la entonces acostumbrada puerta de las mutualidades laborales. Actualmente está en la dirección provincial del INSS de Santa Cruz de Tenerife. 40 años ya de servicio en la Seguridad Social y no le parecen muchos; cree que le queda cuerda para rato.

Le encanta la música, fundamentalmente la clásica aunque se sabe de memoria los “hits” de los años 60, los barcos, los grandes veleros y todo lo que flote. Confiesa que en sus sueños a veces se ve como comandante en jefe del portaviones “Saratoga”. Cuando vuelve en sí de la catarsis onírica recuerda que este buque se fue a pique en 1945 cuando todavía no había nacido. También le gustan los coches antiguos y tiene una pasión apenas disimulada: la Sociedad Deportiva Tenisca, un equipo de fútbol de la tercera división canaria de Santa Cruz de La Palma, que fue fundado por unos parientes suyos allá por 1922.

Fue a los 11-12 años cuando tuvo su primer contacto con una raqueta de tenis-mesa pero ya en esta época ya jugaba también al balonvolea y se inició en la práctica del judo. Sin embargo cuando ha jugado al tenis-mesa con más regularidad ha sido representado a la Dirección Provincial de la TGSS de A Coruña, en los primeros Encuentros Galaico-Portugueses a nivel de Seguridad Social, y posteriormente con los encuentros anuales organizados por FEAFASS.
Cree que el deporte potencia la superación, el esfuerzo, la confianza, el respeto y el trabajo en equipo, el respeto a las reglas, el respeto a los demás y a uno mismo, la conciencia del trabajo en equipo, el compañerismo, el esfuerzo y el sufrimiento en común, la solidaridad.

Campeona de Tenis de mesa desde prácticamente las primeras ediciones de los Campeonatos deportivos que organiza FEAFASS.

Pertenece a la Dirección Provincial del INSS de Córdoba y hace más de 30 años que viene acompañándonos en las sucesivas ediciones de los Encuentros Deportivos Nacionales. Debido a su larga trayectoria, ha participado en distintas modalidades dentro de los Juegos. En los últimos años viene haciéndolo en Minimaraton con lo que podemos calificarlo como un deportista incombustible. En la XXX edición fue homenajeado por su trayectoria.

 

  

 

Mª Nieves López Lebaniegos

Fue allá por el año 88 cuando empezó a forjarse esta experiencia que supone mi participación e implicación en los Campeonatos Nacionales, que organiza anualmente la Federación Española de Funcionarios de la Seguridad Social.

Acababa de aprobar una oposición y todo era novedoso, desde la actividad laboral al espectro social que se generaba a mi alrededor; así pues una “funcionaria”, con el paréntesis deportivo de una doble maternidad, se reencontraba con una afición. Y es que gracias a compañeras emprendedoras y el apoyo de l’Agrupació de Barcelona ya se había formado un equipo de baloncesto femenino.

Todas habíamos sido jugadoras en equipos de cierta relevancia (dentro de la “importancia” del deporte femenino, claro ¡!!) y aunque era un divertimento también suponía cierto sacrificio, tal como jugar en pistas descubiertas a bajas temperaturas, entrenos a deshoras, partidos agotadores, lesiones, y también porqué no decirlo encajes de “bolillos” en la estructura familiar. La pregunta del millón era ¿Qué hacemos con los niños? ……la alternativa era única e irrefutable, “los llevo” ¡!!!!

Como se participaba en una competición de Liga, llegaba el fin de semana y en muchas ocasiones se producían situaciones un tanto cómicas: un grupo de funcionarias de la Seguridad Social, van a jugar un partido de baloncesto, en cualquier lugar de la provincia de Barcelona, con seis u ocho niños a cuestas…… además “jugaban” e incluso muchas veces ganaban ¡!!.

Paralelamente a lo anterior había otro aliciente motivador e ilusionante y es que cada año sobre el final de la primavera-comienzos del verano, debíamos estar en forma “física” y material (en cuanto a reorganización familiar), para asistir a los Juegos (llamados coloquialmente Nacionales), que por aquel entonces exigían pasar fases previas eliminatorias y resultaba hasta complicado poder acceder a la competición final. Claro ¿Qué vamos a decir de aquellos viajes interminables de 1000 kms. en autocar? ¿Esos alojamientos en residencias de “Tiempo Libre” anticuadas? Y ¿Las distancias que se tenían que recorrer para jugar un partido de baloncesto?

Está claro que ahora todo esto suena a “batallita senil”, pero también quiero dejar claro que imprime un cierto carácter con sus secuelas consustanciales, y en mi caso de todo lo anterior me quedo con los buenos mometos compartidos, con las vivencias irrepetibles y con las personas que las han propiciado.

Hay que decir también que el ímpetu y la apostura inherentes a la juventud, han ido dejando paso a la humildad que la madurez va otorgando, e incluso lo que hace veinticinco años sonaba a transgresión: “Mi mamá juega a baloncesto !!!! , ahora comporta admiración y orgullo por parte de mis familiares directos.

El caso es que pasada la cincuentena sigo participando en los Juegos con cierta dignidad y no es tarea fácil, entreno de vez en cuando y práctico deporte regularmente a título individual. Pero lo más importante es que el espíritu deportivo subsiste y también la ilusión por participar en los Campeonatos, disfrutar del reencuentro con los amigos que a lo largo de 23 años ininterrumpidos son muchos. Esta es una de mis mejores experiencias a lo largo de estos años, he conseguido rodearme de un capital humano repartido a lo largo de la geografía española del que me siento orgullosa, y…. ¿Por qué no decirlo? también querida.

Así que, aprovechando la oportunidad que se me ha brindado quiero agradecer públicamente a los compañeros que presiden y hacen posible que la Federación Española de Funcionarios de la Seguridad Social sea realidad, la deferencia que tuvieron conmigo durante la participación en los Campeonatos que se celebraron este año en Santander, tierra de mis ascendentes; a estas alturas de la vida , independientemente del valor material que pueda tener un premio, lo que más me importa es que se hayan acordado de mí . Sea por la fidelidad, por cariño, o por los años que llevo participando en los Juegos; sea por lo que sea ¡!!….MUCHAS GRACIAS ¡ a todos mis compañeros !!!

(*) Mª Nieves López Lebaniegos trabaja en la Unidad de Formación de la Dirección Provincial conjunta de Barcelona)